Desde el Colegio Oficial de Arquitectos, y en mi calidad de Presidente de la Demarcación  de Cuenca, quiero felicitar a las administraciones por intentar sacar un proyecto tan importante para los vecinos del casco antiguo, para el turismo y para la ciudad.

Es una oportunidad única que no debemos dejar pasar, tenemos todos  que ser generosos y tener alturas de miras como el mayor consenso posible. Es necesario dotar de accesibilidad al casco antiguo y tener un referente dentro del mundo de la arquitectura.

En la ciudad histórica de Toledo,  el “remonte mecánico de La Granja” o popularmente conocido como “escaleras mecánicas”, es una instalación de accesibilidad que cubre un desnivel de 36 metros y aparcamiento de 400 plazas entre el centro histórico. Estas escaleras mecánicas fueron inauguradas en el año 2000, diseñadas por los arquitectos Antonio Martínez Lapeña y Elías Torres,  son el mejor ejemplo de que el patrimonio histórico y la arquitectura contemporánea pueden convivir y ponerse a disposición de las necesidades funcionales del siglo XXI. Han recibido numerosos premios en el ámbito de la arquitectura y urbanismo.

Escaleras mecánicas de Toledo de los arquitectos Antonio Martínez Lapeña y Elías Torres

Hablando de buena arquitectura, tengo que hacer una mención especial, felicitar y animar a los compañeros de Cuenca In, Carmen Mota, Fernando Olmedilla y Ana Martínez, por su gran trabajo y su buen hacer.

Nos han informado, nos han propuesto, nos han guiado o han generado  el debate en la calle que ha conseguido un consenso social mayoritario.

Aprovecharemos los dos hilos conductores que nos proponen: la recuperación de la histórica muralla y un parque fluvial en consonancia con el magnífico entorno geológico de la Hoz del Huécar, en la zona del puente San Pablo.

 Es la ocasión de sumar patrimonio a nuestro patrimonio. De ahí la importancia urgente y perentoria de un concurso internacional apoyado en el gran trabajo de Cuenca [in] que convierta el concurso en un magnífico proyecto de ejecución.

 Dicho concurso internacional contemplaría el primer paso del proyecto; esto es, la construcción de uno de los cuatro ascensores proyectados, el  denominado como Zóbel, que uniría desde un punto cercano al parking del auditorio con la Plaza de Ronda.  A su vez,  hay una intervención urbana- paisajística que pretende  la recuperación y puesta en valor  de la muralla.

Con proyectos de este calado nuestra ciudad podrá competir con las ciudades de su entorno. Hoy somos muchas las personas  que soñamos con un mejor futuro para Cuenca. A todas ellas que lo hacéis posible, muchas gracias.

Miguel Ángel Redondo Soria.
Presidente de la Demarcación Cuenca del Colegio Oficial de Arquitectos de Castilla-La Mancha.
Anuncios